lunes, 6 de diciembre de 2010

Una infancia felíz


“Un asesino de sangre fría fue detenido por un heróico e inteligente cuerpo policiaco”. El pochis, ¡mna! Pobre wey, yo por eso no me dejo cachar por los pitufos, esos que se dan sus rondines por el barrio pa’ levantar a cualquier pendejo que se encuentren en su camino, pinches tiras pasan y pasan y vuelven a pasar mirandote pa’ ver si tienes cara de pendejo, si la tienes te entamban con nombres bien acá, ¿no? Pero si te pones bien cabrón pus se van y buscan uno más wey.
Además, ¿de que se soprenden? Yo comencé a matar desde que taba rechavo, me acuerdo que al primer pendejo que me troné fue a mi tío, por andar de caliente con mi vieja, pinche pedófilo, pus es que teníamos 13 años y acá en el barrio no nos andamos con mamadas de que la disque niñes y esas madres, aquí pura banda, puro barrio, puras cosas chingonas…
Yo ni veo la tele, ¡es más! Yo ni en mi casa me la paso, a mi me late andar en la calle pa’ pistear, hacer tranzas, ver viejas bien buenas, darme unos rondines con la banda, porque aquí todos jalamos parejos, si no, pus una putiza en fá. Luego te topas con weyes como el pinche gordo, pinche bola de grasa me cae tan mal el culero ese que me dan ganas de reventarsela un día de estos.
Stá uno acá, parlando chido y llega ese wey y se pone de castrocito, tons un día, el pinche güero que lo manda a la verga, tons el otro wey se encabrona y le hecha bronca, no pus que se dan una putiza y el pinche gordo termina todo madreado, hasta con un putazo en el cachete, ¡así! mira…
No pus que entonces el gordo se para todo pendejo y sangrado y que le saca la fusca al güero, tons que le dice el pinche gordo todo emputado “¡hora si te vas mucho a la verga…!” Y que le suelta un plomazo al güero, y pus el wey que cae todo muerto, asi…
Pus, desde ese momento que el gordo, pus, pasa pa’ la banda, cuando la tira vino, lo buscaron pero el cabrón se fugó un rato, y hora pus ta aquí, dando lata el culero. Yo le traigo ganas y su carnalito también, nadie quiere a ese cabrón, pero la banda y yo decidimos que hoy en la noche no lo tronamos, ¡ya stamos hasta la madre de ese wey! Cuando nos llevemos al gordo a chupar ¡ahí! no lo chingamos, ¡a huevo!

0 comentarios:

Publicar un comentario